Crítica

Crítica: Demon Slayer: Mugen Train de Haruo Sotozaki

Por: Pablo Zamora

Alrededor de seis meses después de su estreno en Japón, la película de Kimetsu no Yaiba llega a occidente, entregándonos una gran adición a la saga que no decepciona a los fans.

Mugen Train nos sitúa justamente al momento donde el anime Demon Slayer finaliza en su primera temporada, con Tanjirō, Nezuko, Inosuke y Zenitsu abordando el tren donde investigarán una serie de desapariciones, en compañía de Kyōjurō Rengoku, un pilar de la compañía de caza demonios. Pero Enmu, el demonio detrás de los acontecimientos (miembro de las Doce Lunas Demoniacas) ha orquestado una trampa que involucra al mismo tren.

Al ser una continuación directa de la serie, El tren infinito es una película a la que hay que asistir con la base del anime, de lo contrario no podremos entender bien qué es lo que ocurre, y probablemente le reste impacto a lo que vemos en pantalla. Kimetsu no Yaiba es un shōnen creado por Koyoharu Gotōge cuya primera publicación se remonta al año de 2016 y su adaptación al anime en 2019, corriendo a cargo del estudio de animación Ufotable.

La cinta tiene un ritmo que va en crescendo, comenzando con escenas donde hay peleas y pausas para desarrollar a la historia y a sus personajes, pero finalizando con enfrentamientos espectaculares donde la intensidad se vuelve cada vez más elevada. En cierto sentido, Mugen Train se vislumbra como un capítulo más largo del anime, pero esto no es un punto negativo, pues el material animado del que parte es sumamente emocionante y cuenta con arcos que pueden desarrollarse perfectamente en una película.

Anuncios

Kyōjurō Rengoku es uno de los personajes cuya historia se desarrolla a profundidad en la cinta. Es a través de los poderes de Enmu, quien tiene la capacidad de influir en los sueños de las personas, que conocemos el pasado de Rengoku y sus motivaciones. Logrando que la audiencia simpatice con este pilar y lo sienta cercano. La película se enfoca en discursar sobre el deber y la responsabilidad a través de Rengoku. Sin embargo, todos los personajes tienen grandes momentos en pantalla.

Al igual que en la serie, el estilo de animación parte de 2D con fondo en 3D —generado en CGI en muchas ocasiones— donde incluso podremos ver algunos escenarios con acabado realista. Aunque algunos elementos dentro este CGI pueden desentonar con la calidad del dibujo, son elementos mínimos que no ensucian ni opacan al material fílmico.

A final de cuentas, la película de Demon Slayer es una gran cinta para los seguidores de este universo, demostrando que es un mundo del que apenas conocemos la superficie y que por supuesto, esperamos ver con ansias mucho más. Los efectos de sonido y música, en conjunto con el excelso trabajo de animación se disfrutan y se viven mejor dentro de una sala de cine.

Anuncios

Conocida como la película más taquillera de Japón, Demon Slayer: Mugen Train es también una de las 10 películas más taquilleras de la historia. Su estreno en Latinoamérica corre a cargo del Festival Konnichiwa!, y se encuentra disponible en cines nacionales desde el pasado 22 de abril, así mismo la versión doblada de la película podrá encontrarse en salas mexicanas a partir del próximo 20 de mayo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: