Actualidad

Siete recomendaciones del festival Black Canvas

por Redacción

Las restricciones sanitarias por la pandemia de la covid19 aún son un impedimento para llenar una sala de cine como lo hacíamos a principios de año. En un intento de acoplarse a lo que se conoce como “nueva normalidad”, varios festivales de cine han desarrollado sus actividades de manera conjunta en una edición presencial y una edición en línea.

Ese es el caso del Festival de Cine Contemporáneo Black Canvas, que desarrollará su cuarta edición del 1° al 10 de octubre del presente año con funciones presenciales en Cineteca Nacional y algunos complejos de Cinemex, aunadas a una edición en línea con sede en la plataforma FilminLatino, esta última completamente sin costo, solo con un registro previo en el servicio.

Aunque a primera vista pueda notarse un ligero desfase entre los títulos de la edición presencial y la edición en línea, principalmente en los estrenos mundiales o en Latinoamérica -situación nada criticable porque estrenar una película como Red Posts On Escher Street de Sion Sono en un servicio de streaming debe ser casi imposible-, cada título a presentarse en FilminLatino representa una forma radical de ver cine.

Por esa razón, hemos preparado una lista de recomendaciones que incluyen siete filmes que se exhibirán en FilminLatino. De acuerdo a información otorgada en conferencia de prensa por Claudio Zilleruelo director del festival, cada película estará disponible hasta los 400 visionados.

Las Ranas (Argentina, 2020, 78 minutos) de Edgardo Castro

En esta nueva película el cineasta argentino Edgardo Castro da por finalizada su denominada trilogía de la soledad, integrada por La noche (2016) y Familia (2019). Presentada en festivales como Visions du réel, Las Ranas sigue la vida de Bárbara, una mujer de 19 años cuya pareja sentimental se encuentra en la cárcel, el nombre de la película se debe precisamente al sobrenombre que reciben las mujeres que contrabandean productos al interior de las prisiones.

Con el estilo documental del autor y la mirada cercana de la fotografía de Yarará Rodríguez -hay un plano que roza lo intrusivo, todo el film se debate entre lo intrusivo y lo intimista-, la película es un gran testimonio sobre los costes del amor y el sacrificio de esta joven argentina, que debe verse al margen de los problemas sociales en toda Latinoamérica.

The trouble with being born (Austria-Alemania, 2020, 94 minutos) de Sandra Wollner

En una clara alusión al libro de Emil Cioran El inconveniente de haber nacido, la segunda película de Sandra Wollner cuenta la historia de Eli, una niña androide de 10 años que vive junto a un hombre mayor al que llama papá. Después de un secuestro y de que Eli sea vendida a un nuevo dueño, que la hace cambiar de sexo y comportarse como un niño, para esta pequeña androide comenzará un dilema existencial en el que se conjuntarán las memorias de su vida como Eli y el nuevo papel que tiene que desarrollar.

The trouble with being born fue una de las películas más polémicas de la pasada Berlinale por su visión nihilista de la posible relación androides-humanos y por reinterpretar la figura del Frankenstein en nuestra sociedad capitalista.

Toda la luz que podemos ver  (México, 2020, 129 minutos) de Pablo Escoto Luna

Esta nueva realización de la productora Ríos de Nueva -que anteriormente produjo la película Ruinas tu reino, ganadora del FICUNAM en 2017-, es un viaje por la historia de México a través del paisaje y de las figuras de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl.

Toda la luz que podemos ver es protagonizada por Gabino Rodríguez y María Évoli, está inspirada en el mito de los dos amantes que se convirtieron en los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl, a través del paisaje de estos la película construye toda su acción, pues en la opinión del mismo director el paisaje es para su obra “la historia, el mito y el encuentro con la tierra”, según declaró en una entrevista a Notimex.

Point and line to plane (Canadá, 2020, 18 minutos) de Sofía Bohdanowicz

Este 2020 ha sido un gran año para conocer en México el cine de Sofía Bohdanowicz, una programación de sus cortometrajes y su largometraje Maison du Bonheur (2017) estuvo en la muestra Daimon Cine apenas iniciada la cuarentena por la pandemia, de igual forma, su largometraje MS Slavic 7 -exhibido y premiado en la tercera edición de este mismo festival- se exhibió en la cartelera de Mubi algunos meses.

En esta nueva entrega de la serie de Audrey Benac (Deragh Campbell), también se sigue los rastros que deja la existencia humana en los objetos y espacios, pero esta vez el entendimiento de la ausencia -física, emocional y espiritual- del otro, está influenciada por las pinturas de Vassily Kandinsy e Hilma af Klint, así como por lo escrito por Joan Didion en su libro El año del pensamiento mágico, pues Audrey está en duelo por la pérdida de un amigo y a través de la conexión de las pinturas de estos autores logra encontrar un poco de él.       

 The last city (Alemania, 2020, 100 minutos) de Heinz Emigholz

Desde su película Streetscapes (Dialogue) una visión de la arquitectura muy cercana a lo psicológico, la filmografía de Emigholz parece haber dado un giro de 360 grados, lo que anteriormente era un interés por documentar espacios en la mayoría de sus primeros cortometrajes y que nos dio rarezas como la serie de películas “la arquitectura como autobiografía” -disponible en mubi-, en The Last City promete funcionar como una serie de viñetas que vagan por diferentes ciudades del mundo discutiendo alrededor de temas como el racismo, la religión y el sexo.

Se escuchan aullidos (México, 2020, 72 minutos) de Julio Hernández Cordón

La filmografía de Hernández Cordón es una de las más prolíficas y atrevidas del cine mexicano contemporáneo, esta película significa un regreso a sus orígenes, porque en ella revisita los lugares de su infancia en el municipio de Texcoco.

En Se escuchan aullidos la figura de una niña acompañada de su padre (el propio Hernández Cordón con su hija) que le susurra al oído recuerdos sobre el lugar, sirve para establecer un juego entre el presente y el pasado, la memoria y el olvido, la reconstrucción de los hechos y la ficción. Una película en la que lo autobiográfico traspasa la imagen.

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos (Chile-Argentina-Alemania, 2019, 78 minutos)

Durante toda la duración de la película no hay algo -más allá del título de la película- que haga referencia al bello poema Vendrá la muerte y tendrá tus ojos de Cesare Pavese, pero tal vez lo expresado por el italiano en él pueda servir para describir el sentimiento que permea en todo el film, la espera de la muerte es algo demasiado trágico, pero en momentos llenos de gran sensibilidad también puede tornarse como algo bello, y ya si nada que ver con Pavese, en una última oportunidad de compartir con nuestros seres queridos.  

La pareja que conforman María y Ana recibe la noticia de una enfermedad terminal, ante la negativa de acceder a un tratamiento que alargue el tiempo de vida, ambas mujeres se retiran a una cabaña cercana al bosque para una muerte asistida. Sin caer en ningún dramatismo excesivo, la película de Torres Leiva es un retrato conmovedor del miedo a la muerte y del duelo por la pérdida de un ser querido, aún cuando este sigue con vida.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: