Crítica

Crítica: Lemebel de Joanna Reposi

Crítica de «Lemebel» de Joanna Reposi presentada en Talento Emergente | La directora chilena Joanna Reposi sigue en este documental a la figura del artista y activista Pedro Lemebel para lograr un retrato intimista.

La dualidad del retrato

Por Axl Flores

«Capaz de hundirse en la tristeza

pues tiene el corazón de poeta…».

-Jeanette, Corazón de poeta.

En un momento de Lemebel (2019), documental dirigido por Joanna Reposi, se escucha la voz en off del propio Pedro Lemebel confesar que, en un principio, él no sabía si realmente, por sus condiciones («pobre, homosexual» según declara), podría convertirse en un artista o en sus propias palabras «iba terminar siendo un… ¿Obrero?, yo creo que no. Peluquero». Es así, que con un tono intimista más cercano a un retrato que a un documental, Reposi se acerca a la inabarcable figura de Lemebel sin separar al artista —al icono— del ser humano, pero, tal vez, sin unirlos completamente.

Reposi, quien siguió a Lemebel durante casi ocho años para la realización de la película, bordea las fórmulas de los documentales pedagógicos o esclarecedores que centran sus esfuerzos en una «personalidad» con una película lúgubre y melancólica —precisamente como aquella canción de Jeanette que inicia este texto—, que desde sus primeros momentos muestra la figura del artista y activista chileno afectada por el cáncer que lo llevaría a la muerte. Lemebel tiene, en ese sentido, una construcción interesante; durante gran parte de la película se combina el archivo —fotos de sus marchas o declaraciones de su grupo «Las yeguas del Apocalipsis»— con las imágenes filmadas por Reposi, que principalmente muestran dos facetas, primero a un Pedro recordando a través de fotos familiares sus vivencias pasadas y después a uno que pese a sus dolencias continúa con su obra artística.

Fotograma de la película "Lemebel" de Joanna Reposi.

Es Lemebel quien, con su cuerpo y sus declaraciones al estilo de alguno de sus performances, guía la película, no hay en ella un atisbo del storytelling tan gastado actualmente en los documentales; y así se le puede observar, ya sea revindicando al homosexual de barrio frente a las cámaras de televisión, que cantando Corazón de poeta porque asegura no poder hablar sin música de fondo.

Anuncios

Sin embargo, pese a ese dominio de la figura de Lemebel —quien incluso da indicaciones sobre cómo debería ser la película cuando se termine—, el papel de Reposi continúa presente, ya sea detrás de la cámara o en el propio montaje del filme. Lemebel puede ser entendido de mejor forma si se le piensa como un retrato en el que la injerencia del retratado es de consideración, pero que, como todo buen retrato, habla mucho más del retratista. Ya incluso la polémica que se desató en 2019 sobre la eliminación de algunos aspectos de la vida política de Lemebel, da una idea al respecto.

Fotograma de la película "Lemebel" de Joanna Reposi.

«Lemebel puede ser entendido de mejor forma si se le piensa como un retrato en el que la injerencia del retratado es de consideración, pero que, como todo buen retrato, habla mucho más del retratista».

Al final, la película no logra (ni quiere) agrupar la totalidad de la vida del artista porque le sucede lo que a cualquier persona con un ser querido —¿Quién en la cercanía podría asegurar conocer completamente a una persona en todas sus facetas? —, Reposi parece no hablar de Lemebel, sino de su Lemebel.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: